Colon irritable: dieta y nutrición australiana para el síndrome de intestino irritable

Colon irritable dieta

Colon irritable dieta

Colon irritable dieta: si eres una persona sensible a nivel digestivo, puede ser que sufras colon irritable. Aprende cómo reconocer los síntomas y qué alimentación elegir para cuidar tu cuerpo y mantenerte saludable.

El sistema digestivo es uno de los más sensibles del organismo y, a su vez, uno de los más importantes, ya que es el encargado de llevar a todo nuestro cuerpo los nutrientes necesarios para mantener un correcto funcionamiento de nuestros órganos.

El estrés, los nervios, la ansiedad, la angustia, el miedo y otras cuestiones psicológicas y sociales suelen canalizarse muchas veces en el sistema digestivo, manifestándose en dolores abdominales, diarrea, vómitos, náuseas, y otros síntomas.

El síndrome del colon irritable es una de las enfermedades digestivas crónicas más usuales. El colon es una parte del sistema digestivo, que tiene la función de extraer agua, almacenar residuos, absorber algunas vitaminas y mantener la hidratación en equilibrio.

El trastorno del colon irritable se caracteriza por presentar dolores o inflamación en el abdomen, flatulencias y cambios en el ritmo intestinal (diarrea o estreñimiento, en períodos que pueden alternarse). Esto incide sobre la correcta movilización de los alimentos y del material de desecho.

En estos casos, la alimentación se vuelve un aspecto central a tener en cuenta, ya que una nutrición más consciente y saludable podría mejorar considerablemente las molestias y fortalecer el sistema digestivo.

ALIMENTOS QUE DEBES EVITAR SI SUFRES DE COLON IRRITABLE

 

colon irritable- Alimentos que debes evitar

– Embutidos y frituras

– Azúcar y alimentos procesados

– Café, té, chocolate y refrescos dulces

– Alcohol

– Lácteos

– Comidas picantes o muy condimentadas

– Coles como el brócoli o el coliflor

– Legumbres

– Cebolla

– Trigo, cebada y centeno

¿QUÉ ALIMENTOS ES RECOMENDABLE CONSUMIR SI TIENES COLON IRRITABLE?

 

colon irritable y qué alimentos es conveniente evitar- dieta recomendada

– Frutas como el plátano, la frambuesa, la naranja o el kiwi, ya que son ricas en vitaminas del complejo B, lo cual contribuye a regular sistema nervioso y digestivo.

– Zanahorias y calabazas, que ayudan a regular el tránsito digestivo.

– Avena, arroz integral y harina de maíz, ya que aportarán fibra soluble que actúa como protector intestinal, participando de la formación de la mucosa que recubre su parte interna.

– Aguacate, que aporta gran cantidad de fibra soluble, potasio, magnesio, vitamina B6 y calcio, que actúan protegiendo la flora intestinal.

OTROS CONSEJOS PARA CASOS DE COLON IRRITABLE

 

Colon irritable: dieta

Colon irritable: dieta

– Evita las comidas abundantes. Elige preferiblemente porciones más pequeñas, y en mayor cantidad.

– Lleva una dieta baja en grasas.

– Evita las frituras y las comidas rápidas.

– Come de forma lenta, masticando bien los alimentos, ya que al hacerlo rápidamente no solo perjudicas el proceso de digestión, sino que también favoreces la formación de gases que agravan las molestias.

– Elige comidas hervidas, a la plancha, al vapor o al horno.

– Toma gran cantidad de agua.

– Evita situaciones de estrés.

– No te recuestes directamente después de comer, ya que podría dificultar una correcta digestión de los alimentos.

– Realizar actividad física.

– Evita el tabaco.

RECETA DE JUGO DE MANZANA PARA LIMPIAR EL COLON

colon irritable y qué alimentos es conveniente evitar- jugo de manzana

La limpieza del colon favorece la eliminación de toxinas que, por el inadecuado funcionamiento del tracto digestivo, no han podido ser expulsadas. Además, ayuda a mejorar la absorción de nutrientes.

El jugo de manzana incentiva los movimientos intestinales de manera natural y mejora el estado del sistema digestivo. Solo debes comenzar el día con un vaso de jugo de manzana fresca y, luego de media hora, beber un vaso de agua. Repite esto varias veces al día, durante tres días.

La nueva pirámide nutricional de Australia

Las pirámides alimentarias son un recurso educacional muy utilizado para explicar a la gente cómo llevar una alimentación saludable. A mí personalmente, me gusta más el recurso del plato, en concreto me quedo con éste. Pero vamos a analizar qué novedades interesantes presenta esta pirámide.

Nivel 1: Frutas, hortalizas y legumbres

En primer lugar, se puede ver, que se le ha dado prioridad a frutas y hortalizas. Ahora ocupan la base de la pirámide y una buena porción de ella. Éste es el punto más importante que tenemos que tener en cuenta si queremos llevar una alimentación saludable y a mí me gusta usar dos guías:

1. Tomar cada día un mínimo de 5 raciones de frutas y hortalizas (lo de mínimo es importante).

2. Haz que en cada comida el 50% de lo que comas sean frutas y hortalizas.

#TipSaludable Haz que en cada comida el 50% sean frutas y hortalizas

Es interesante recalcar que han añadido en este grupo de alimentos a las legumbres, pero que también las colocan en el apartado de “proteínas” junto con la carne, el huevo y el pescado. Lo hacen ya que las legumbres son un alimento que contiene fibra y hidratos de carbono pero una buena cantidad de proteínas.

En el plato saludable, en cambio, colocan las legumbres en el apartado de proteínas saludables, cosa que me parece más acertada. ¿Con qué nos quedamos? Nos quedamos con la idea de que las legumbres son importantes y deben formar parte de una alimentación saludable (3-4 veces a la semana).

Nivel 2: Cereales, mejor los integrales

El grupo de los cereales ha pasado a ocupar un segundo nivel y en una proporción bastante más pequeña que en otras pirámides. De los cereales cabe destacar que han añadido la quinoa y la avena, que son dos alimentos muy interesantes y muy recomendable incorporarlos a nuestra cocina, y también nos sugieren que optemos, mayoritariamente, por las variedades integrales.

Nivel 3: dos grupos de alimentos

Pasamos ahora al siguiente nivel, que contiene dos grupos de alimentos: lácteos por un lado y carnes, pescados, huevos, legumbres y semillas por el otro. En mi opinión podrían haber hecho un sólo grupo de proteínas, ya que los lácteos no son un grupo de alimentos imprescindibles…

Aquí también es importante notar la presencia de frutos secos, otra vez, alimentos nutritivamente muy interesantes y que vale la pena incluir en nuestra alimentación diaria. Recuerda que una ración de frutos secos es lo que te cabe en la palma de tu mano.

Interesante también recalcar que especifican “lean meat”, carne magra, en este grupo, así que frankfurts, hamburguesas y embutidos quedan fuera de la pirámide.

Nivel 4: Grasas saludables en pequeñas cantidades

Finalmente, arriba de todo encontramos las grasas saludables, como el aceite de oliva. Han quedado aquí arriba, pequeñitas, no porqué no sean importantes, sino porqué necesitamos una pequeña cantidad de ellas diariamente. Es importante tener en cuenta que esta pirámide pretende ser una guía visual para lo que hay que comer en un día.

 

¿Digestiones difíciles? ¿Qué diferencias hay entre probióticos y prebióticos? 

Tener una gran variedad y cantidad de bacterias intestinales buenas se ha relacionado con una baja inflamación intestinalniveles de azúcar en la sangre mejor regulados, niveles más bajos de colesterol e incluso un mejor estado de ánimo. Es por este motivo que la venta de suplementos probióticos ha crecido últimamente en el mercado, pero lo que la mayoría de gente desconoce (hasta ahora) es que para obtener estas ventajas, también se deben consumir prebióticos, un tipo de fibra dietética de la que se alimentan los probióticos. ¿Conoces entonces las diferencias entre probióticos y prebióticos?

Diferencias entre probióticos y prebióticos

  1. Por una parte, las bacterias intestinales de las que habrás oído hablar en los últimos años son los probióticos. Se encuentran en productos alimenticios fermentados (como el yogur, chucrut, kimchi y kombucha) y muchos tipos de ellos se parecen a las bacterias que hay de forma natural en nuestro interior. Los probióticos evitan que las bacterias dañinas generen problemas como inflamación, infección o síntomas gastrointestinales relacionados con la diarrea y el síndrome del intestino irritable.
  2. A diferencia de los probióticos, los prebióticos no son organismos vivos, son fibras solubles y fermentablesque no podemos digerir en nuestro estómago. Esto les hace llegar a nuestro intestino, donde son absorbidos por los probióticos y fermentados en ácidos grasos de cadena corta. Estos ácidos grasos son los que nos aportan todas las ventajas que nos mantienen saludables mucho tiempo después de habernos comido nuestra última cucharada de yogur.

¡Ya conoces sus diferencias! Sabemos entonces que ambos son esenciales para nuestra salud, pero no nos queda claro cómo incorporarlos en nuestra dieta. Por eso, ahora te lo explicaremos.

Cómo incorporar probióticos y prebióticos en la dieta

Es importante que a la hora de alimentarnos ingiramos alimentos probióticos, que como hemos comentado anteriormente, se encuentran fundamentalmente en los lácteos, aunque también podemos incluirlos mediante la toma de suplementos probióticos (cómo éstos o estos otros). Pero para que hagan su función, deberemos también incluir prebióticos. ¿De qué forma podemos incorporarlos?

  1. Utilizando ajo, cebolla y puerro como base para salsas, guisados, o aderezos para ensaladas, ya que, contienen inulina y fructooligosacaridos que son prebióticos naturales.
  2. Incluyendo legumbres como ingredientes habituales de nuestros platos. Éstos tienen rafinosa y estaquiosacomo acción prebiótica.
  3. Cocinando la patata o el boniato con piel, así se conserva su fibra indigerible que se comporta como prebiótico en el intestino.
  4. Utilizando cereales integrales derivados de trigo, avena o cebada que contienen inulina, un prebiótico natural de estos ingredientes.
  5. Incorporando espárragos o alcachofas para aprovechar sus prebióticos naturales también.

Ahora ya sabes que los prebióticos actúan junto a los probióticos repoblando la flora intestinal y optimizando sus funciones a favor de la salud de nuestro organismo. ¡Cuida tus digestiones!

 

5 reglas para perder peso de forma saludable

Como se puede mejorar la digestión y el metabolismo energetico en la pérdida de peso?

Como ya’ sabrás tus principales órganos que intervienen en la digestión incluyen la boca, el estómago, el hígado, el páncreas y el intestino. Todos estos sistemas de órganos que están conectados, realmente crean tu tracto digestivo.

Tal vez tienes un órgano específico que necesitas cuidar mejor, o hacer más en términos de tu dieta o incluso la suplementación?

Tal vez llevas años de dietas pero realmente no has conseguido ni a perder peso ni a sentirte a gusto después de una comida?

Tu sistema digestivo es todo un grupo de órganos que trabajan juntos para convertir los alimentos en energía y nutrientes básicos que alimentan todo tu cuerpo. Es la base de una buena salud y de un metabolismo equilibrado.

Si hay algo en tu digestión que no funciona como por ejemplo tienes una sensación de hinchazón después de comer, o sufres de estreñimiento crónico y diarrea o a menudo sufres de dolor del estómago, o tienes gas intestinal o malestar abdominal o experimentas el deseo de dulces, en estos casos podrías haber acumulado peso y hay que intervenir.

Hay también una correlación muy importante entre tu tracto digestivo y tu cerebro. De hecho, una gran cantidad de la digestión de tu cuerpo comienza en lo que se llama el hipotálamo que está implicado en los procesos metabólicos. Eso es lo que estimula el apetito. Si has oído hablar de hormonas como la grelina o la leptina, ya sabes que son las hormonas que te indican cuando tienes hambre, o cuando estás llena, o le dice a tu cuerpo si tu cuerpo necesita aumentar el metabolismo para quemar las grasas, que tiene, obviamente, un papel en el hambre.

Y ahora vamos a ver lo que puedes hacer para optimizar tu digestión, mejorar tu metabolismo energetico y quemar las grasas:

  • La primera cosa para una correcta digestión es masticar bien debido a que tu cuerpo va a empezar a crear saliva y enzimas adicionales, que también van a mejorar la digestión a nivel del páncreas y del estómago. Ademas si notas una mucosa en la boca alterada puedes conectarla con tu intestino ya que son la misma mucosa y tendrás que implementar tu dieta con probióticos que pueden ayudarte a gestionar la disbiosis intestinal y mejorar la desintoxicación de tu cuerpo y entonces adelgazar.

  • El estómago contiene ácido clorhídrico y enzimas digestivas que continúan la digestión de los alimentos que había comenzado en la boca. Y en el estómago, el ácido clorhídrico también destruye las bacterias nocivas y altera las enzimas para comenzar descomponer las proteínas. Algunas de las formas para el cuidado del estómago, que hemos mencionado anteriormente es masticar bien y también comer comidas más pequeñas. Comer en exceso realmente grava tanto en el estómago y si tienes problemas de estómago, algunos de los mejores remedios naturales incluyen las enzimas digestivas.

 

  • El hígado tiene importantes funciones: una es la desintoxicación; pero la función digestiva principal del hígado es la producción de bilis y su liberación en el intestino delgado. Y el hígado produce y secreta la bilis que ayuda a las enzimas en el cuerpo para descomponer la grasa, los lípidos y los ácidos grasos. Las hierbas que apoyan y desintoxican el hígado son el Cardo Mariano, el diente de león y la cúrcuma. También ciertos alimentos como los rábanos, las alcachofas y la remolacha apoyan el hígado y la vesícula biliar. Los alimentos amargos son muy a favor del hígado como chucrut, el vinagre de sidra de manzana, la leche de cabra, el kéfir y el yogur.

 

  • El páncreas segrega enzimas digestivas en el intestino delgado y el jugo pancreático es capaz de digerir los lípidos que son las grasas, carbohidratos y proteínas y ácidos nucleicos. La insulina es una de las hormonas producidas por el páncreas, la cual controla la cantidad de azúcar en la sangre. Apoyar el páncreas es la clave para optimizar tu metabolismo energetico a través de comidas ligeras, incluso a veces el jugo de vegetales, consumir alimentos calientes, tomar enzimas digestivas y es importante una buena masticación y la relajación mientras comes, reduciendo también el estrés emocional.

 

  • Cuando estás pensando en tu intestino, piense a los probióticos y grasas saludables, los que realmente nutren el colon. Así que algo como un aceite de lino bueno te ayuda a lubricar el intestino para que las heces pasen fácilmente y también puedes utilizar los probióticos.

 

Además tendrias que comer mucha fibra porque la fibra en realidad alimenta los probióticos. Así que los alimentos ricos en fibra como las alcachofas y las bayas y verduras ayudan a la digestión. Las semillas de Chia y las semillas de lino son otras grandes formas de fibra que te ayudan a adelgazar.

Por fin beber mucha agua es crucial en la digestión y la pérdida de peso así como el ejercicio fisico y la reducción del estrés.