Dieta Depurativa

Dieta Depurativa: desintoxica tu cuerpo de forma natural

Dieta Depurativa

Dieta Depurativa: la idea fundamental es que el proceso depurativo te resulte agradable y satisfactorio. Por eso la Dieta Depurativa aporta la suficiente cantidad de nutrientes para que el cuerpo no padezca efectos secundarios por la falta de alimentos. Recuerda que el motivo principal para seguir una dieta depurativa por una semana consiste en obtener una total renovación del funcionamiento fisiológico del aparato digestivo, aumentando la vitalidad y energía de todo el cuerpo. La eliminación de toxinas se produce a diario, pero si tus hábitos alimenticios y de vida son inadecuados es posible que el cuerpo comience a acumular desechos tóxicos. De ahí que sea necesario periódicamente someterse a un plan depurativo que puede durar 24 horas hasta una semana; luego de ese período no es aconsejable seguirla ya que se pueden padecer carencias nutricionales.

Considera que al comenzar una alimentación depurativa puedes llegar a sentir algunos malestares como mareos, náuseas y hasta dolor de cabeza. También pueden aparecer retorcijones, deposiciones más seguidas y flatulencias. Este tipo de efectos suelen ser frecuentes el primero y segundo día de la depuración pero no deben causarte mayor preocupación ya que es una clara señal de que tu cuerpo está en proceso de depuración. Al cambiar la alimentación habitual por una depurativa, naturalmente el cuerpo reacciona hasta que consigue depurar completamente el organismo revitalizando todo el aparato digestivo para que funcione en forma óptima y eliminando toxinas. Ante cualquier duda consulta al médico.

Cinco consejos para una conservarte siempre en forma

Una vez que has concluido el período de siete días de la Dieta Depurativa, puedes incorporar los siguientes consejos prácticos a tu alimentación habitual, para asegurarte que tu organismo siempre se conserve en óptima condiciones. Estos son las bases de la nutrición saludable:

 

  1. Reduce el consumo de azúcar blanco y harinas blancas refinados, incluyendo todos los productos que la incluyen (pastelería, bollería, tortas, pasteles, pastasblancas). Reemplázalos con miel, edulcorantes, harinas integrales y de salvado. Los productos integrales liberan el azúcar en el torrente sanguíneo más lentamente que el azúcar blanco y las harinas refinadas, lo que te asegura un óptimo funcionamiento metabólico (sin esas subidas y bajadas de los niveles de azúcar). Con el tiempo desaparece la ansiedad que suelen padecer muchas personas por “comer algo dulce o harinoso”, sobre todo después de comidas copiosas (como un plato de pastas blancas acompañadas con pan blanco).
  1. Consume abundante cantidad de frutas y vegetales crudos al día. Aportan vitaminas, minerales, agua y Y sobre todo no aportan calorías extras. Una fruta es la golosina más natural y saludable que puedes consumir, sin preocuparte por los excesos.
  2. Reduce el consumo de bebidas alcohólicas, bebidas carbonatadas (tipo cola), aguas con sabor sin gas, jugos artificiales, café negro, té negro y leche entera. Como compensación incorpora un mayor consumo de agua, infusiones de hierbas (manzanilla, menta, anís, té verde, té blanco y té rojo), café reducido en cafeína, leche descremada, jugo de naranja exprimida, batidos de frutas con agua, jugos de zanahoria natural, entre
  3. Intenta siempre tomar pequeñas comidas 5 a 7 veces diarias, en lugar de 2 o 3 comidas Mientras más ingestas hagas al día, tu metabolismo se activará y evitarás subir de peso. Es cuestión de incorporar el hábito de comer poco, pero varias veces al día.
  4. Complementa siempre la dieta diaria con actitudes más activas. La alimentación necesita el complemento de la actividad física regular para asegurarte una silueta delgada y saludable de por vida. No necesitas dedicar mucho tiempo al día, ya que tres sesiones de ejercicio o movimientos diarios de sólo 10 minutos cada una (o una de 30 minutos), te asegura mantener un nivel de actividad corporal Imagina lo fácil que resulta reemplazar algunas actitudes sedentarias por otras más activas; por ejemplo, caminar en lugar de utilizar el automóvil, subir escaleras en lugar de utilizar el ascensor, dar un paseo al aire libre en lugar de permanecer sentado viendo televisión.

La Dieta Depurativa día por día

DÍA 1 Desayuno

– 1 taza de té verde o blanco con edulcorante.
– 1 manzana sin piel o un durazno sin piel.
Media mañana
– 1 taza pequeña de leche desnatada con café instantáneo con edulcorante. – Media naranja en trozos.

Almuerzo

– 1 plato pequeño de vegetales cocidos (zapallitos, zapallo, zanahoria, pulpa de berenjena) condimentadas con una cucharada de aceite de oliva y jugo de limón.
– 1 porción de 150 gramos de merluza al horno con limón, hierbas aromáticas y tomate en rodajas.

Merienda

– 1 taza de té verde o blanco con edulcorante.
– 2 bastones de queso semiduro con dos rodajas de jamón cocido (Tipo York). Media tarde
– 1 taza pequeña de muesli (mezcla de frutos secos con frutas disecadas). Cena
– 1 porción de tallarines al huevo (pasta) con salsa casera hervida a base de tomates, orégano y media cebolla picada (sin nada de aceite).
– 1 plato de vegetales cocidos (alcauciles, calabaza, chauchas sin porotos y remolacha) condimentadas con una cucharada de aceite de oliva y jugo de limón.
– 1 banana madura pequeña.

DÍA 2 Desayuno

– 1 taza de té verde o blanco con edulcorante.
– 1 trozo pequeño de queso semiduro magro o dietético con dos cucharadas de mermelada de frutas sin azúcar (preparada de forma casera con edulcorante). Media mañana
– 1 taza pequeña de leche desnatada con media cucharadita de café y

edulcorante.

Almuerzo

– Una pechuga de pollo asada con limón.
– Una porción de ensalada de verduras verdes crudas (lechuga, berro y achicoria) con aceite de oliva y vinagre o limón.
Merienda
– Una taza de leche desnatada con edulcorante.
– Tres cucharadas de cereales en copos (arroz y maíz) con pasas de uvas. Media tarde
– Una fruta fresca a elección.
Cena
– Dos porciones pequeñas de tortilla de calabacín (zapallito redondo) cocida en teflón (con huevo y cebolla picada).
– Una porción de ensalada de tomates con orégano salpicada con aceite de girasol.
– Una porción de gelatina de frambuesa con trozos de manzana.

DÍA 3 Desayuno

– 1tazadeinfusióndehierbasnaturales(boldo,manzanillaomenta).
– Tres tostadas pequeñas de pan integral untadas con requesón y miel.
Media mañana
– Un pote de yogur desnatado con frutas combinadas.
Almuerzo
– Dos porciones medianas de pescado a la pizza: filetes de merluza cocidos al horno con rodajas de tomate y fetas de queso fresco magro condimentados con orégano.
– Puré de calabaza cocido al horno.
Merienda
– Una taza de leche desnatada sin azúcar y dos rodajas de pan integral o salvado de molde.
Media tarde
– Una fruta fresca a elección.
Cena
– Una porción de tarta de espinacas (con masa hojaldre, huevo duro picado y cebolla picada).
– Una porción de ensalada de zanahoria cruda rallada.

– Una porción pequeña de flan (tipo postre lácteo).

DÍA 4 Desayuno

– 1 taza de leche desnatada caliente endulzada con miel.
– Dos tostadas de pan de centeno o salvado untadas con requesón (ricota). – Un vaso de jugo de naranja recién exprimido.
Media mañana
– Una manzana.
Almuerzo
– Una porción de pasta rellena (raviolis de verdura y requesón) con salsa de tomates al natural y una cucharadita de quesorallado.
Merienda
– Un pote de yogur desnatado de vainilla.
Media tarde
– Una banana.
Cena
– Una pechuga de pollo sin piel al horno; una porción de espinacas hervidas salteadas con ajo.
– Una manzana asada sin azúcar.

DÍA 5 Desayuno

– 1 taza de infusión de hierbas naturales (boldo, manzanilla o menta). – Tres tostadas de pan salvado untadas con requesón y miel.
Media mañana
– Un licuado sin azúcar elaborado con una banana y un vaso de leche desnatada.

Almuerzo

– Dos porciones de tarta de verduras con masa hojaldre (a elección).
– Una porción de ensalada de repollo y zanahoria rallada.
Merienda:
– Una taza de leche desnatada con edulcorante y dos rodajas de pan salvado. Media tarde

– Un vaso de jugo de naranja recién exprimido.

Cena

– Dos filetes medianos de pescado magro (a elección) cocidos al horno con cebolla y pimiento morrón.
– Una porción de ensalada de tomates con orégano salpicada con aceite de girasol.

– Una manzana.

DÍA 6 Desayuno

– 1 taza de leche desnatada caliente endulzada con una cucharadita de miel. – Dos tostadas de pan de centeno o salvado untadas con ricota magra.
– Un vaso de jugo de naranja recién exprimido.
Media mañana

– Una manzana.

Almuerzo

– Una porción mediana de tallarines, condimentados con salsa natural de tomates.
– Una porción de brécol hervido al vapor.
Merienda

– Un pote de yogur desnatado con trozos de ananá.

Media tarde

– Una banana.

Cena

– Dos filetes pequeños de carne de ternera magra cocidas a la plancha (o grill). – Una porción de puré mixto (con una papa y una rodaja de calabaza) con queso blanco dietético.
– Unamanzana.

DÍA 7 Desayuno

– 1 taza de leche descremada caliente endulzada con una cucharadita de miel. – Dos tostadas de pan integral untadas con requesónmagro.
– Un vaso de jugo de naranja recién exprimido.
Media mañana

– Una manzana o una fruta de estación.

Almuerzo

– Dos milanesas pequeñas de soja al horno.

– Una porción de ensalada mixta de lechuga, tomate y zanahoria rallada condimentada con unas gotas de aceite de oliva y jugo de limón. Merienda
– Un pote de yogur desnatado con trozos de durazno.

Media tarde

– Una banana.

Cena

– Un plato de arroz integral con atún al natural (sin aceite) y rodajas de tomate con orégano.
– Una porción de gelatina de fresa con trozos de manzana incorporados.